Blogging tips

domingo, 14 de septiembre de 2014

El chal quemehacostadolavidamisma


Vale, vale, en realidad no se llama así, sino Wild Rose Shawl y es de Kathryn A. White.
Joé, cómo os ponéis!

Vale, tampoco me ha costado la vida misma, pero ¿qué queríais? Necesitaba un titular donoso a la par que singular y ¡helo aquí! 

Y ¡heme aquí! Como os había prometido antes del largo mes de curro y la corta semana de vacaciones. 

Aaahhh, sí, os prometí que volvería el 14 de septiembre pero no dije a qué hora y, además, el retraso- ajeno a mi voluntad, porque yo no quería, lo juro por mis pequeños alienígenas- tiene una buena razón de ser pero no os será desvelada hasta dentro de unas semanas. 

Por mucho que me torturéis, me escribáis comentarios indecentes o correos suplicantes no soltaré prenda. Además, mis pequeños saltamontes, pensad que en el fondo, sin que os deis cuenta, os estoy ayudando a mejorar vuestro karma proponiéndoos este sencillo ejercicio para controlar la frustración ( abstenerse de lesionar persona, animal o cosa, incluida la autolesión, favor).


Volviendo al redil, este preciosisísimo chal, diseñado por Kathryn A. White (ah, perdón, que ya lo he dicho) estaba pidiendo a gritos ser tejido, así que, como algunos tejenautas y seres no tejedores de la Tierra que me seguís sabéis, lo adopté como proyecto largo de verano.

Al principio apuntaba las horas de trabajo pero pasadas las 25 dejé de hacerlo. Es una cuestión práctica: "Por increíbles peligros e innumerables fatigas, me he abierto camino hasta el castillo más allá de la ciudad de los goblins, porque mi voluntad es tan fuerte como la tuya y mi reino…" A esta frase de una de mis pelis favoritas le falta la palabra mágica, "incontables". 

Incontables las horas que me ha llevado tejerlo, fatigas para qué os voy a contar y peligros, pues también, mismamente el de que no vaya a desaparecer el enorme callo que me ha salido en el dedo corazón de la mano izquierda (parece que está muy a gustito ahí el tío, un día de estos voy a tener que mantener una conversación seria con él).

Pero por increíbles, innumerables e incontables, no iba a dejar de tejer esta maravilla que, por cierto, ya tiene dueña (aunque ella todavía no lo sepa) y no, tampoco os voy a decir ahora quién es la afortunada...Recordad que lo hago por vuestro buen karma.


¡Ea! Disfrutad de la visión de tan magno diseño y animaos, merece la pena, de verdad.

Próximamente en vuestras pantallas: "Aventuras y desventuras de una tejedora en un crucero".

Esto es todo por hoy, que no es poco.

¡Hasta el próximo domingo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...