Blogging tips

domingo, 4 de mayo de 2014

Mother Power


El experimento con el que he estado enredada esta semana era para hoy, para celebrar el Día de la Madre o Mother Power.

Tejí unas margaritas con un patrón de la genial Melibondre y las puse en un jarrón que Mc Husband me imprimió para la ocasión. A continuación escribí la siguiente nota que lo acompañaba:

"Si eres madre, éste es un regalo para tí. Si no eres madre pero se lo quieres regalar a la tuya, también es un regalo para tí. Porque todas las madres son triunfadoras y este pequeño experimento pretende ser un homenaje a todas las madres del mundo mundial.
Ya sabes, la única condición para poder llevártelo es ser madre o regalárselo a tu madre.
Si te ha gustado la idea, sonríe y si además te lo quieres llevar, por favor, muestra tu pulgar hacia arriba.
Si no te lo vas a llevar, te ruego que lo dejes como lo has encontrado.
Muchas gracias y hasta otra.
El jarrón es una impresión 3D (cortesía de electroFUN Ltd) y las flores están tejidas a ganchillo por una servidora, tejedora compulsiva y coleccionista de lanas."

Es un regalo porque, como madre, lo vales y a la mía ya se lo recuerdo cada año (aunque debería ser cada día). Es pequeñito pero esperó llevarme al menos una sonrisa. Ese era el planteamiento y el fin del experimento.

Hoy domingo, a la una de la tarde, nos hemos ido en plan familia cebolleta al paseo marítimo, hemos colocado el jarrón en un banco y nos hemos sentado en una terraza frente al banco a tomarnos un refresco mientras esperábamos.


Durante los primeros minutos estoy tranquila, dando pequeños sorbos a mi refresco, mientras contemplo el ir y venir de la gente. Muchos miran las flores pero nadie se para.

Empiezo a ponerme nerviosa y a pensar en posibles causas. Veo que la gente es suspicaz y me pregunto si pensarán que trato de venderles algo. Creo que todos nos hemos vuelto demasiado precavidos, que no nos creemos del todo que alguien te pueda hacer un regalo porque sí.

Han pasado 15 minutos y ya no me quedan uñas que comerme. Lindo Romulano también se pone nervioso y le explico que los experimentos unas veces salen bien y otras no pero que no hay que desanimarse por ello. 

Llevamos media hora sentados en la terraza y sólo ha habido una señora que se ha parado a leer la nota. Por lo menos ha sonreído. Algo es algo.


Empiezo a pensar en posibles alternativas para no dar por fracasado el experimento cuando se acercan unas niñas, se sientan en el banco y comienzan a leer. De repente se levantan con una sonrisa y hacen el gesto de pulgares arriba. Espero un poco para no asustarlas y ellas llaman a su madre que también lee la nota y muestra su pulgar hacia arriba.


¡Por amor de Clon, qué subidón!  Me acerco y le digo que soy yo la loca a la que se le ha ocurrido la idea. 

Nos ponemos a charlar y me cuenta que se llama Isa, es profesora en un instituto de Málaga  y...¡¡teje amigurimis (muñequitos o animalitos de crochet)!! ¡La amiga que le acompaña también teje! Pero la sorpresa por las coincidencias no termina aquí: es informática y cuando le explicó que el jarrón es una impresión 3D hecha por Mc Husband, que también es informático, se queda ojiplática como yo, que no creo en las cosas del destino pero hoy he visto muchas casualidades juntas. 

Estoy satisfecha. Creo que me he llevado una nueva amiga a casa.


Gracias, Isa, por aceptar mi regalo.


Y tú, ¿te habrías quedado con el regalo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...