Blogging tips

viernes, 28 de febrero de 2014

Mohair o no mohair

Caaabra de angora

¡Esa es la gran cuestión!

Es tan suave, tan calentito, tan ligero, tan, tan ,tan...que dan ganas de llevarlo puesto a todas horas. Pero a una le gusta ser sincera y, para que nos vamos a engañar, es un dolor trabajar con él.

Primero tejí a ganchillo una bufanda y una flor para el gorrete a juego (aquí) . Me resultó bastante difícil escoger un patrón para el mohair porque, aunque hay bastantes patrones de punto abierto, no todos valen para mi gusto. Después de estar unos días estrujándome las neuronas me decidí por un combinado de flores y malla.

Como las fibras de mohair tienden a enredarse entre sí- las muy puñeteras- fue un proceso lento. Además, la aguja también quería enredarse con las fibras, la muy pillina y, para rematar, me equivoqué en una sola vuelta, ¡una!, y deshacer la vuelta entera sin romper ni una sola fibra fue the milk in a bottle. Amos, que batí mi récord de soltar tacos por segundo y juré y perjuré que nunca, jamás de los jamases, volvería a tocar mohair en toda mi vida ni en mis próximas reencarnaciones.

Kid mohair de Sara's yarns










Peeero- siempre hay un pero- cuando acabé la bufanda cerré los ojos, respiré profundamente, los volví a abrir despacio y fui a probarme la susodicha frente a un espejo. ¡Por amor de Clon! No lo sabía, si lo hubiese sabido...¡Qué gozada, favor, lujuria pura!

Después de reconsiderar mi opinión acerca del mohair, volví a tejer con él pero esta vez con dos agujas y, aunque resultó mejor experiencia que con el ganchillo (creo que se debe a que con dos agujas hay que manipular menos la lana que con la aguja de ganchillo) también fue un proceso lento, al menos más lento que con cualquier otro tipo de lana.

Conclusiones:
  • Me he enamorado del mohair a pesar de nuestro primer desencuentro.
  • Para la temporada otoño/invierno que viene voy a tejer unas cuantas cositas con mohair, palabra de respetable ser de la Tierra.
  • Y la última pero más importante de todas, mis pequeños saltamontes, es que sí tejéis con mohair llegaréis a alcanzar el nivel maestro de paciencia. Eso es bueno para el karma...y para Mrs. Soft Kitty y Lindo Romulano  (en mi caso, en el vuestro sustituid por vuestros hijuelos, familia, allegados...lo que queráis).

Ahora, las preguntas:

  • ¿Cual es/ha sido vuestra experiencia con el mohair?
  • ¿A ganchillo o a dos agujas?
  • ¿Algún truco para tejer mohair que queráis compartir con los demás seres tejedores de la Tierra?

Esto es todo por hoy, que no es poco.
¡Hasta el próximo viernes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...